pandemia y pobreza

Avanza el coronavirus en las villas porteñas: cómo se trabaja en Rosario para evitar que se replique la situación

El secretario de Hábitat municipal, Nicolás Gianelloni, informó que en la ciudad hay 112 asentamientos donde viven 32 mil familias. Según dijo, la ausencia de casos se debe a un trabajo minucioso de relevamiento que implica ir casa por casa consultando a los vecinos.


El avance del coronavirus en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires no cede. En su informe diario, el gobierno porteño confirmó que ya hay en total 759 casos positivos de COVID-19 en las villas, que representan más del 20 por ciento de todos los casos de la Ciudad. Rosario ya lleva más de dos semanas sin presentar casos, pero se está trabajando para evitar que se replique la situación en los asentamiento locales.

Según datos de la Encuesta Permanente de Hogares y del Registro de Barrios Populares de 2017, la ciudad de Rosario cuenta con 112 asentamientos o villas de emergencia, en que las que viven más de 130 mil personas. Nicolás Gianelloni, secretario de Hábitat del municipio, dijo que están trabajando en estas barriadas en conjunto con la provincia y las Fuerzas Armadas, yendo casa por casa, entregando bolsones de comida. “Tenemos puesta la mirada ahí, son lugares donde más se necesita”, añadió el funcionario.

A la vez, explicó que este tipo de poblaciones suele ser muy dinámica y con cambios permanentes. Por lo cual, al ser viviendas irregulares, “la gente va variado su estadía” y cuando “puede se retira del lugar”.

En referencia al trabajo territorial, pero con el foco en la posibilidad de contagios en estos barrios, Gianelloni expresó que los aislamientos en los sectores son distintos, ya que “no es lo mismo el confort que se puede tener en una casa con todos los servicios que en un asentamiento”. En ese entramado, contó el funcionario, entra en juego la red de prestaciones del Municipio con los centros de salud y los centros de convivencia barrial.

“En general vimos que ha habido un alto nivel de compromiso en esta cuarentena, aún en los barrios más vulnerables, de hecho tuvimos algunos casos de coronavirus, pero que rápidamente fueron detectados por la gran red de contención que tiene la ciudad, tanto de las organizaciones como por parte del Estado”, relató Gianelloni.

Luego,puntualizó en los casos que se dieron en asentamientos en Rosario en la zona sudoeste y explicó que “rápidamente se los controló y se hizo el chequeo de las personas con las que había tenido contacto y se pudo controlar”. En ese marco, expresó: “Hay un claro compromiso de los rosarinos y las rosarinas, aún los que más necesitan y los que menos tienen, cumplen con la cuarentena. Los casos los trabajamos mucho, fuimos casa por casa, relevando, metiéndonos en los pasillos. Conjuntamente con el coronavirus está el dengue que fuimos haciendo lo bloqueos, se ha hecho un trabajo muy fino en esos casos”.

Asimismo, celebró el buen vínculo que mantienen con las organizaciones barriales, quienes manejan información cualitativa necesaria para intervenir el territorio. “En Rosario no hay ningún barrio donde el Estado no esté presente, reitero, trabajamos casa por casa en todos los asentamientos”, remarcó Gianelloni y finalmente destacó el trabajo con los adultos mayores de quienes tienen datos indivduales precisos.