se enojó

Ángel de Brito le sacó el celular en vivo a Graciela Alfano

“Estás todo el tiempo boludeando en Twitter y te metés cuando hablamos de otra cosa”, le recriminó.


Este martes, Ángel de Brito mostró su enojo al aire mientras llevaba adelante la conducción de Los ángeles de la mañana en la pantalla de El Trece. Mientras, las angelitas debatían sobre la doble tapa de revista Gente, el conductor se acercó a Graciela Alfano, le quitó el celular y la retó en vivo frente al resto de sus compañeras. “Estás todo el tiempo boludeando en Twitter y te metés cuando hablamos de otra cosa”, le recriminó.

Enseguida, Alfano no pudo ocultar su fastidio por el accionar de De Brito y le rogó que le devuelva el teléfono: “No puedo estar sin el celular, recibo información”. Pero, De Brito amagó con darle el teléfono a Cinthia Fernández, compañera con la que Graciela mantiene una relación distante. “A ella ni en pedo”, disparó.

En mano de Ángel, el celular de Alfano no paraba de sonar. Y en medio del tenso ida y vuelta entre el conductor y la panelista, un desconocido llamó a Graciela en vivo, y fue atendido por el conductor en altavoz. “Soy un amigo de Graciela”, se presentó el hombre que estaba como “número oculto”. Alfano siguió con cara de pocos amigos e intentó por todos los medios recuperar el aparato, pero no fue posible.

Lejos de mediar y poner paz a la situación, Cinthia Fernández quiso saber “¿Es un amigo? ¿Un novio? ¿O un gar...?”. Con rostro de fastidio, Graciela le contestó: “Callate la boca”.

Y luego desafió a Ángel de Brito: “No podés revisar mi celular, es personal. Me caliento mal. Dame que puede ser mi hijo desde un número oculto”. Y ante la duda del resto de sus compañeras sobre el contenido que podría llegar a tener la ex jurado del Bailando en su telefono, reveló: “Por supuesto que tengo muchas cosas que no se pueden ver”.

Graciela Alfano fue noticia el fin de semana cuando explicó el método que utiliza para cuidar su figura. A los 66 años, está espléndida y eso se debe al cuidado que hace en su dieta. La actriz confesó que es todo a base de ayuno y de un secreto milenario chino. “En todas mis comidas pongo una taza de agua caliente con miel; ingresa glucosa al organismo, que sirve para el funcionamiento del cerebro”, reveló.