SOBRE LA NIÑA QUE CAYÓ DE UN BALCÓN

Aldaz: “La inconsciencia del sonámbulo es tal que sus actos no son personas punibles para la ley “


Una niña de de 9 años, oriunda de Reconquista, cayó del cuarto piso de un hotel de la ciudad de Santa Fe y se encuentra en estado reservado. Desde fiscalía investigan el caso y afirmaron que por el momento no hay presunción de ningún hecho delictivo, que nadie la habría empujado, y tomó fuerza la hipótesis de que la nena había sufrido con anterioridad episodios de sonambulismo.

Jazmín, había viajado el miércoles con un contingente escolar de 4º y 5º grados de la escuela Nº 1.362 Segumaichaquen, del barrio Santa Rosa, de Reconquista, en un viaje escolar. Los chicos se alojaron en el Hotel Castelar, de la capital provincial, en pleno centro santafesino. Pasada la 1 de la madrugada del jueves, la pequeña se precipitó al vacío desde el cuarto piso del edificio, a unos 18 metros de altura.

Consultado sobre el caso, y la nueva línea investigativa formulada por fiscalía, el neurólogo rosarino Claudio Aldaz explicó, en diálogo con Radio Mitre Rosario, que el sonambulimo “es una de las tantas parasomnias, que son todos los fenómenos extraños en paralelo con el sueño que pueden ocurrir desde la noche” y remarcó: “El sonambulismo es la más emblemática de las parasomnias y conocida por mucha gente”.

En ese sentido, afirmó que “ocurre mucho en los adolescentes y son despertares a medias, es decir, la persona en ese momento comúnmente está en el sueño mas profundo, en la etapa IV que se llama, donde el ritmo cerebral es de los más lentos, con una frecuencia muy lenta, estamos casi en coma en ese momento por eso es que nos cuesta despertarnos. Es la etapa de sueño que cuando uno dice no escuché el timbre, no te escuché cuando llegaste”, señaló Aldaz.

Y añadió: “Si por algún mecanismo externo o interno se produce un estimulo suficiente como para sacarnos de ese sueño, puede darse la posibilidad de que el despertar no sea completo porque es un pasaje demasiado brusco entonces nos despertamos pero sin conciencia, somos capaces de salir de la cama, de caminar, de ejecutar una serie de actividades que uno dice, estaba despierto si fue a la cocina, se preparó el café, abrió la heladera, es decir, se da toda una actividad motora compleja y no estamos en conciencia de lo que estamos haciendo. Por eso es que lamentablemente ocurre que pueden sufrir lesiones, accidentes, caídas, golpes, le pueden pasar muchas cosas al sonámbulo”.

Sobre la hipótesis que afirma que la nena habría sufrido un episodio de sonambulismo que le provocó la inconsciencia de acercarse a la ventana y tirarse, el especialista contó que la “la inconsciencia del sonámbulo es tan profunda que el código penal argentino tiene preestablecido que sus actos no son punibles para la ley porque se sabe que no tienen conciencia de sus actos”.

De acuerdo a lo informado por los padres de la niña, ante el Ministerio Público de la Acusación, la nena ya había tenido hace tiempo episodios de sonambulismo.

Mientras tanto, el estado de Jazmín sigue siendo grave debido a las múltiples fracturas sufridas al caer. “La niña sufrió fractura de tibia y peroné, de pelvis y sacro, además de un neumotórax. Se encuentra en terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica, tiene una lesión pulmonar, fractura de tibia y peroné, y fractura de la pelvis», detalló el director del hospital santafesino, Osvaldo González Carrillo.

Ahora, esperan que mejore para determinar a través de estudios neurológicos, la existencia de a nivel cerebral.

En tanto, con respecto al tratamiento en los casos de sonambulismo, Aldaz recomendó “trabajar con psicoterapia –sobre todo los más chiquitos, a los que no se les puede dar un psicofármaco- y la otra opción es el tratamiento farmacológico utilizando como primera línea de medicación un tipo de fármaco que son los antidepresivos, no porque esto sea una depresión sino porque modifican la arquitectura del sueño y pueden evitar que se produzcan esos desacoples desde la profundidad del sueño al despertar”.