CNN RADIO ROSARIO

Agua contaminada y juegos peligrosos: denuncian estado de abandono en un parque acuático para niños

Los propios usuarios difundieron imágenes a través de las redes sociales. La Municipalidad clausuró el lugar, pero ya volvió a abrir.


Lo que debería ser un espacio de esparcimiento y recreación se convirtió en una pesadilla en Pueblo Eshter. Resulta que un parque acuático al que concurren diariamente decenas de niños se encuentra en un preocupante estado de abandono, que incluye agua contaminada. La situación fue advertida por un grupo de vecinos quienes denunciaron el hecho a través de imágenes en las redes sociales. Tras el revuelo generado, el municipio de la vecina localidad clausuró el lugar, pero el cierre duró poco y ya está nuevamente en funcionamiento. Aseguran que no es la primera vez que la empresa propietaria incurre en infracciones.

Según relató la concejala de Pueblo Esther, Yanina Mennelli, del bloque de Ciudad Futura, a CNN Radio Rosario, la polémica se desató el miércoles a raíz de la publicación de una serie de fotos por parte de usuarios en las redes sociales que reflejaban el preocupante estado de abandono del lugar. Acto seguido, el bloque del frente Juntos presentó ante la Municipalidad un pedido de clausura de las instalaciones. El parque cerró durante pocos días, pero luego volvió a abrir. Incluso promocionó el regreso.

“Usuarios del parque compartieron fotos en las redes sociales de las piletas de un color verde oscuro como una advertencia a otros ciudadanos para que no fueran porque se iban a llevar un ‘chasco’”, explicó la funcionaria y agregó: “La Municipalidad, de repente, se dio por enterada, y se llevó adelante la clausura”.

De acuerdo Mennelli, no es la primera vez que sucede algo así en la región con la empresa propietaria de los juegos. "Pasó en Granadero Baigorria”, afirmó, razón por la cual cuestionó el rol del municipio que sólo actuó luego de la difusión de las capturas. A su vez, subrayó y remarcó que la compañía "no está dispuesta a trasladarse a otra localidad".

La edila puso el foco en el peligro que el parque representa para los niños. Además, enfatizó en el miedo que acarrea para los padres. Sumado a eso reveló que la entrada cuesta entre 600 y 800 pesos, un punto también controversial.

“Yo creo que vinieron a hacer la temporada, no importa qué suceda con los usuarios. Por eso tiene que estar el estado presente”, concluyó.