ESPERAN EL MILAGRO

A un mes de la explosión en Beirut, aseguran que un bebé podría seguir vivo debajo de los escombros

El equipo de rescatistas chilenos que trabajan en el lugar de la trágica explosión detectó señales de vida.


A un mes de la impactante explosión en Beirut que dejó 200 muertos, miles de heridos y media ciudad destrozada, el equipo de rescate de los Topos de Chile que trabaja en un edificio del barrio de Mar Mikhael detectó señales de vida humana entre los escombros, utilizando uno de sus sensores especiales. Se especula con que se trataría de un bebé.

Las labores son complicadas, pero el equipo avanza muy poco a poco para intentar llegar hasta el lugar del que proviene la señal. Fuentes de la Defensa Civil libanesa consultadas por los medios locales aseguran que, después de un mes bajo escombros, "en un 99 por ciento de probabilidades no se trata de una persona viva", aunque mantienen la esperanza que se produzca un verdadero milagro.

Todo empezó el miércoles cuando Flash, uno de los perros del equipo de rescatistas chileno, descubrió algo entre los escombros y a partir de ese momento se desplegaron los equipos especiales que tienen la capacidad de detectar latidos humanos.

El jefe de rescatistas chileno, Francisco Lermanda, señaló que, en caso de que hubiera un cuerpo con vida, sería el de un bebé "por la forma" en la que se encuentra y que, según las primeras indicaciones, habrían caído del tercer piso y se encontrarían en el segundo piso del edificio situado entre el barrio de Mar Mikhail y Gemmayzeh, de los más devastados por la explosión del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut.