Según el INDEC

En once meses el salario perdió más de 20 puntos por la inflación

Las cifras refieren a un análisis interanual durante el 2018. Los asalariados no registrados son los más afectados.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 31 de enero, 2019

El índice de salarios aumentó 2,9% en noviembre del año pasado respecto del mes previo y acumuló una suba de 26,6% en los últimos once meses, informó el INDEC.

La entidad informó que en el anteultimo mes del año pasado el incremento salarial fue del 2,9%. De esa forma, el acumulado internual quedó en 27,9%. Frente a los 48,5% anuales de inflación, los sueldos quedaron más de 20 puntos debajo.

Los datos oficiales diferencian cuál fue la trayectoria de las remuneraciones de trabajadores registrados y no registrados. Para los empleados en blanco del sector privado, por un lado, el incremento salarial del último año fue en promedio de 29,2%, por lo que la pérdida respecto a la inflación fue menor, de 19,3%.

Los asalariados no registrados son los que se llevaron la peor parte. Su remuneración aumentó 25% en doce meses y su caída en términos reales, al comparar con la suba de precios, fue entonces mayor. La inflación superó a los ingresos de los empleados en negro en 23,5%.

Las estimaciones privadas prevén que en 2018 la pérdida del poder de compra de los sueldos sea la más pronunciada desde 2002, tras la salida de la crisis. En ese año el salario real retrocedió entre 20 y 25 puntos.

Si bien hasta los datos conocidos de 2018 la distancia entre la inflación y los ingresos es mayor a 20 puntos, la caída del poder adquisitivo del salario ronda el 13%. Eso sucede porque la capacidad de compra mide qué cantidad de bienes puede comprar un sueldo, dados los incrementos paritarios y la suba de precios de algún producto.

Cómo varió el poder de compra del salario a lo largo de 2018. (Fuente: Santiago Manoukian)

Esa caída es más comprensible con ejemplos. Si hace un año un salario de $10.000 alcanzaba para comprar 1.000 kilos de pan (a $10 el kilo), doce meses después por efecto de la inflación y de los aumentos de sueldo, ese nuevo salario de $12.880 deberá comprar pan a $14,85.

En lugar de poder comprar 1.000 kilos de pan, con el nuevo nivel de remuneraciones y con la suba de precios que hubo en ese lapso de tiempo, ese asalariado tendrá capacidad para adquirir 867 kilos de pan, es decir un 13% menos.

El retroceso del salario amenaza con prolongar el impacto sobre el consumo. La consultora Ecolatina estimó que este año, el consumo “volverá a colocarse en terreno negativo” con un retroceso del 1,4% respecto de los niveles de 2018. El año pasado, para colmo, también había sido de declive respecto a 2017.

Comentarios