"NUNCA MÁS"

A 42 años del Golpe Militar, la memoria colmó las calles rosarinas

Una multitud marchó desde Plaza San Martín al Monumento.

Por Rosario Nuestro Redes

sábado 24 de marzo, 2018

Por Tatiana Pace 

Una vez más Rosario marchó por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia. Un 24 de marzo pero de 1976 comenzaba una de las épocas más oscuras de la historia argentina: las Fuerzas Armadas tomaron el poder y un centenar de secuestros y torturas sucedieron. Este sábado, 42 años después, miles de argentinos se movilizaron en distintos puntos del país, en conmemoración a los 30.000 desaparecidos que dejó la dictadura.

Las calles rosarinas estaban desoladas y el cielo nublado. Quizás, el clima en esas cuadras era similar al que se sentía durante los años del gobierno militar. La gente empezó a acercarse a la Plaza San Martín, alrededor de las 16:00. El ambiente allí ya era distinto. Mamás o papás con sus hijos, agrupaciones, sindicatos, movimientos estudiantiles comenzaban a formarse para marchar.

Mientras, en el centro del parque, había intervenciones. Fotos de desaparecidos, que luego acompañarían a la movilización y pañuelos de las Abuelas de Plaza de Mayo, que decoraban como guirnaldas la ocasión. Un hombre disfrazado de payaso – militar, causaba impacto a primera vista.

Cerca de las 17:00 un grupo de adolescentes levantó sus carteles, pudiendo ser ellos, nietos de quienes no regresaron del proceso militar. Un colectivo de mujeres trans posó con su letrero, representando a sus compañeras que fueron víctimas del terrorismo de Estado. Diez minutos después, la masa de personas comenzó a marchar. Lento y paso a paso, pero sin frenar.

Las Madres de Plaza 25 de Mayo Rosario encabezaron la movilización que se extendía por casi diez cuadras. Le siguieron la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y la agrupación Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio. Atrás quedó el silencio, los bombos palpitaron como el corazón de aquellos que defendieron sus convicciones políticas y sociales durante los setenta y ochenta, y que nunca más volvieron.

Santa Fe y Moreno fue la esquina elegida para dar inicio a la marcha. El recorrido continúo por Boulevar Oroño, hasta llegar a los Tribunales Federales. Posteriormente, se retomó San Luis hasta Buenos Aires y así desembarcó en el Monumento Nacional a la Bandera.

La lectura de un documento culminó con la jornada, reclamando el fin de las prisiones domiciliarias a los represores, el desmantelamiento de las políticas de derechos humanos y la denuncia del plan económico nacional.

En una movilización tranquila pero segura de sus convicciones, se reforzó el pedido de “Nunca más” y “Ni olvido, ni perdón”. Pero sobretodo, que la Memoria, la Justicia y la Verdad siguen más presentes que nunca y que la lucha aún continúa.

 

Comentarios