8 secretos del Entrenamiento Funcional

En poco tiempo se gastan muchas calorías y favorece la combustión de las grasas. Es una disciplina que exige llevar el rendimiento al límite pero sin perder de vista la postura y la prevención de lesiones.

Por Gimena Rubolino

lunes 23 de abril, 2018

 

  1. Su origen: El “entrenamiento funcional” significa entrenar con un propósito.

Es aquel entrenamiento que busca un óptimo rendimiento muscular, a través de la creación y reproducción de ejercicios basados en gestos de la vida cotidiana y la práctica deportiva.

Ofrece al atleta la capacidad para afrontar el día a día con vigor y alerta, con una sensación placentera y sin percepción de fatiga y con capacidad de reacción ante las emergencias.

 

  1. Está inspirado en ejercicios griegos: El ser humano ha requerido del movimiento para sobrevivir durante miles de años. Entrenar consistía en desarrollar esas capacidades que permitian ejecutar acciones diarias con mayor eficiencia. Es decir, moverse con una intención.

Los griegos lo tenían muy claro. Los ejercicios clásicos de las olimpiadas son carrera, salto longitud, lanzamiento de disco, jabalina y lucha.

Todos estos se consideran ejercicios funcionales por una razón muy clara: Una estrategia de éxito para una comunidad es premiar a aquellos miembros con habilidades excepcionales, ya que garantizan la subsistencia de toda la comunidad.

 

  1. Se centra en 3 premisas: Simular una actividad de la vida cotidiana; Movilizar varias cadenas musculares simultáneamente; Trabajar todas las capacidades motrices: equilibrio, coordinación, flexibilidad, agilidad, fuerza, potencia, resistencia, etc.

 

  1. El burpee es el ejercicio funcional más importante: En una secuencia compleja de movimientos trabajamos muchas de las funciones humanas. Es un ejercicio que combina fuerza, resistencia anaeróbica y potencia.

 

  1. Es una disciplina ideal para salir del sedentarismo: los ejercicios de rehabilitación o de iniciación deportiva son de carácter funcional.

 

  1. Incluye ejercicios que trabajan los abdominales: los burpees, sentadillas, escalar, subir cuestas, etc, y ejercicios con objetos que completan y asisten al fortalecimiento integral.

 

  1. Favorece la quema de grasas: Al trabajar por intervalos cortos pero de alta intensidad, la combustión de grasa es mayor, el metabolismo está trabajando todo el día incluso en reposo. No se pierde musculatura como ocurre con el exceso de ejercicio cardivascular, running por ejemplo.

 

  1. Ayuda a desarrollar un mejor desempeño en otros deportes: Al trabajar la fuerza y la resistencia mediante el Entrenamiento Funcional favorece el rendimiento en otras disciplinas.

Comentarios