5 Mitos sobre el cuidado del cabello


  1. La frecuencia del lavado influye en la salud capilar. FALSO.

La salud del cabello no se ve influida, en ningún caso, por la frecuencia de lavado ni tampoco por el tipo de champú. Es un tema de estética e higiene.

  1. Los suplementos vitamínicos son obligatorios. FALSO.

Una persona sana con una dieta variada no necesita suplementos vitamínicos. Lo que ocurre es que la industria farmacéutica quiere captar a toda la población mundial, no solo a los enfermos, sino también a los sanos.

Tampoco existe ninguna vitamina, champú o loción que influya en la calvicie: depende casi exclusivamente de factores genéticos.

  1. La caída del cabello es igual a la calvicie. FALSO.

Las personas confunden recambio capilar con caída. En realidad, lo más habitual es que mudemos el cabello. Cuando éramos animales y vivíamos al aire libre, las mudas tenían más sentido, porque servían para regular la temperatura del cuerpo.

La caída de cabello y la calvicie son dos cosas radicalmente distintas; uno imagina que porque se cae el pelo se quedará calvo, pero no es así. Hay procesos de calvicie que no implican una mayor caída, sino sencillamente que la raíz no trabaja bien.

  1. No es obligatorio lavarse con shampoo. FALSO.

Según expertos del Westside Mount Sinai Dermatology de la ciudad de Nueva York (EE.UU.) todo depende en gran medida del tipo de cabello que tenga cada uno.

Los dermatólogos exponen que quien no utiliza champú con detergente para limpiar el cuero cabelludo corre el riesgo de desarrollar infecciones fúngicas y bacterianas así como irritación o descamación. El uso regular del champú habitual también ayuda a controlar y tratar problemas del cuero cabelludo, como la psoriasis, el eccema y la caspa.

  1. Si quiero que el pelo crezca más fuerte hay que cortarlo. FALSO.

En realidad no es así ya que el crecimiento del pelo tiene lugar al nivel de la raíz del folículo, debajo de la piel del cuero cabelludo, por lo que la frecuencia del corte no influye en este proceso.