CORONAVIRUS

Vivir en un geriátrico durante la pandemia: “Hacemos videollamadas para que los pacientes puedan estar cerca de sus seres queridos”

Lo dijo una profesional a cargo de instituciones de la región. Además, contó que el personal está bajo un protocolo de bioseguridad para evitar contagios. “Todo lo que hacemos es riguroso porque no queremos errores ya que los errores son graves en esta situación”, sostuvo.


Los geriátricos son de las instituciones más expuestas a la pandemia. Desde que se conoció el primer caso de coronavirus en el país establecieron rigurosas medidas para proteger a los abuelos, la población más vulnerable frente a la enfermedad. Gabriela Barboza, licenciada en enfermería y gerontóloga, a cargo de tres establecimientos de la región, puso el foco en la aplicación de los protocolos para cuidar la salud física de los pacientes, pero también en las acciones en pos de velar por la salud mental.

Según explicó la profesional en declaraciones públicas, previamente al dictamen del aislamiento preventivo,  ya se había establecido un protocolo de bioseguridad en las entidades para las que trabaja. Además, contó que para mantener el vínculo de los pacientes con familiares hacen videollamadas o conferencias. “Empezamos por educar y con la formación profesional. Nosotros tenemos distribuidos en cada uno de los geriátricos entradas especiales para el personal, donde hay vestuarios y duchas. Después antes de ingresar se les toma la temperatura y se registra en una planilla”, detalló.

Por otra parte, enfatizó que, dentro de las instituciones de las que forma parte  “no tuvieron ningún síntoma febril” en los residentes, un punto alentador en medio del desasosiego. En tanto, tras el ingreso del personal, se trata de evitar el contacto físico. Si bien es difícil, se amplió la distancia. “También abrimos las ventanas, ventilamos y ponemos en cada espacio rociadores y alcohol en gel”, agregó.

Ante todo, aclaró Barboza que no se dejó de lado el apoyo psicológico de los residentes dado que en estas circunstancias “se viven situaciones emocionales importantes”. En ese caso, el tema de los familiares ya que los adultos mayores permanecen aislados. “Hacemos videollamadas, para que puedan estar cerca de sus seres queridos”, señaló.  “Todo lo que hacemos es riguroso porque no queremos errores ya que los errores son graves en esta situación”, sostuvo en el final.