mitre al 700

Vecinos del centro temen por su integridad ante un grupo de usurpadores que les hace la vida imposible

Según el relato de una comerciante que comparte el edificio, este grupo se dedica a la venta de drogas y andan armados por la zona con total libertad.


Vivir y trabajar en el mismo edificio donde una casa fue usurpada, se volvió un suplicio para los vecinos de Mitre al 700, a metros de peatonal Córdoba. La propiedad, una mansión ubicada en un primer piso lleva tomada una década y quienes están dentro amedrentan a los vecinos, hacen sus necesidades en bolsas y andan armados sin control alguno.

La reconocida tatuadora Érica Chun Lí, mostró su descontento mediante su cuenta de Facebook y escribió: “Junto con cuatro vecinos que somos comerciantes, nos cansamos de llamar al 911 y de hacer denuncias penales contra estos delincuentes”.

Según relató la artista en sus redes, a diario se ve a estas personas vender drogas, portando armas de fuego. “Caminan por todos los techos de la cuadra, incluyendo los nuestros, tiran sus necesidades en bolsas por todos lados porque no hay cloaca, se los escucha peleándose a golpes de puños, se han escuchado gritos de golpes y violencia hacia las mujeres que viven ahí”, denunció.

También detalló que en estos últimos días “dañaron varias propiedades linderas” y “siguen rompiendo paredes”. Además “se colgaron al tendido de la luz”. La comerciante señaló en ese sentido: “Estamos desesperados, sobre este caso ya tenemos decenas de denuncias y cientos de llamados al 911, cada vez que padecemos alguno de los delitos de este grupo de usurpadores. Necesitamos ayuda, necesitamos poder estar tranquilos, estamos con pánico, tenemos miedo por nuestra integridad física y nuestras vidas”.