Desde agosto

Uno de los sanatorios más importantes de la región, en riesgo por una deuda impaga del Pami que supera los 35 millones

Es uno de los nosocomios de referencia para la región por el nivel de complejidad que atiende, aunque hoy se encuentra al borde del abismo por no poder afrontar compromisos urgentes.


Por Ignacio Pellizzón

La ciudad de Firmat, que se encuentra a 110 KM de Rosario, tiene casi 20 mil habitantes, pero su Sanatorio, una eminencia en la zona, es el nosocomio de referencia para otras localidades aledañas como Máximo Paz, Alcorta, entre otras.

En los últimos años, el sanatorio fue creciendo de manera sostenida, incorporando tecnología, profesionales, sumando especialidades y convirtiendo su estructura en un efector de complejidad, para atender pacientes que en otros hospitales no podían por falta de capacidad y conocimiento. Esto llevó a que su demanda aumentara progresivamente.

En tiempos de coronavirus, cuando todos los hospitales, sanatorios, centros de salud y espacios improvisados como albergues sanitarios se encuentran en pleno armado por algún presunto pico de contagios de Covid-19, las autoridades del sanatorio están sumamente preocupadas porque no saben si van a poder seguir funcionando.

Resulta que el Pami, con quien se sostiene una relación contractual desde hace años, mantiene una deuda de más de 35 millones de pesos con el efector desde agosto del 2019. “Venimos alertando esta situación desde hace meses, al punto de que nos reunimos en Buenos Aires y nos prometieron adelanto de pago de deuda, pero no se cumplió”, contó a Rosario Nuestro el director médico del sanatorio, Guillermo Torres.

La gravedad del tema radica en que “ya no alcanzan los fondos para pagar salarios, comprar insumos, abastecerse de maquinaria y cancelar deudas con proveedores”, detalló. Todo este complicado panorama se da en el marco de una pandemia que tiene a todo el mundo en vilo, mientras que en Firmat, aún no se registró -al momento en que se escribe esta nota- ningún caso positivo.

“Si bien somos un sanatorio pequeño en comparación con otras instituciones. El efector es un referente para toda la zona, no sólo para Firmat. Es una institución que creció mucho y se invirtió para poder estar a la altura de las circunstancias”, añadió Torres.

Con el coronavirus merodeando por la zona, desde el sanatorio “generamos protocolos por la para nuestro personal, sobre cómo asistir eventuales casos”. Hasta ahora “no tenemos casos positivos de Covid-19, pero estamos en una situación muy complicada y necesitamos contar con los recursos para tener todos los insumos necesarios y al alcance”, se lamentó el director.

“Nos sentimos con las manos atadas y con el reclamo permanente. Hay mucha gente que necesita cobrar, proveedores, es todo un sistema de salud que se ve afectado. Corre riesgo el funcionamiento del sanatorio”, cerró Guillermo Torres.