política

Una de las armas que el ex juez César Melazo guardaba en su casa tiene pedido de captura

Se trata de una carabina de repetición "Calibre 44", marca Winchester.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 27 de agosto, 2018

El ex juez de Garantías 2 de La Plata, César Melazo, fue detenido el pasado viernes en el marco de la investigación por el homicidio de Juan Roberto Farías, un ex convicto que fue asesinado en diciembre de 2010 por miembros de una megabanda mixta integrada por policías y ladrones.

Al momento de ser arrestado por efectivos de la Policía Federal, Melazo tenía una gran cantidad de armas en su casa de la localidad platense de Gonnet. Una de ellas, una carabina de repetición “Calibre 44”, marca Winchester, tiene pedido de captura.

En total la policía secuestro 13 armas. Entre ellas este rifle que se utiliza para cazar, un arma de colección que se fabricó entre los años 1892 y 1941 y puede llegar a tener un valor de USD 1.000, según su estado.

También hallaron un rifle de repetición calibre 7.65. Otra arma de gran poder creado por la fábrica alemana de armas Máuser para el gobierno belga en 1889. El precio de mercado, siempre según el estado, puede alcanzar los USD 1350.

Otra de las armas secuestradas es una escopeta de repetición marca Remington 12/70 de las que suele usar la policía, conocida popularmente como “Itaca”, junto a una pistola semiautomática marca Bersa, calibre 22, igual a la que apareció en la escena en donde el fiscal Alberto Nisman apareció sin vida. También se descubrieron dos revólveres y cinco pistolas semiautomáticas más.

Además de Melazo, también fueron capturados el ex jefe de la barra brava de Estudiantes, Rubén”El tucumano” Herrera y Enrique Petrullo, señalado por fuentes de la investigación como un “criminal dedicado a la comisión de delitos contra la propiedad con amplias relaciones en el poder judicial”.

Los allanamientos fueron ordenados por la fiscal de la UFI Nº 2, Betina Lacki.

Las armas incautadas en la casa de Melazo

Parte de lo que secuestraron en la casa del ex juez

El ex magistrado, suspendido en 2016 por mal desempeño en varias causas, fue detenido acusado de asociación ilícita, coacción agravada, entre otros delitos y apuntado por proteger a la denominada “Banda del Comisario”, una organización criminal dedicada al robo de autos y casas, e integrada por policías, barrabravas y presos, responsable del homicidio de Farías. Entre sus miembros, se destaca el nombre de Carlos Jorge Bertoni, hermano del ex campeón mundial de fútbol Daniel Bertoni.

El arsenal que hallaron en la casa del ex juez

El juez está acusado de “proteger” a una megabanda criminal

Melazo tenía al menos 12 armas de distinto calibre

La banda fue finalmente desbaratada en julio pasado, a partir de la investigación del crimen, ocurrido en diciembre de 2010, que derivó en 18 allanamientos en La Plata, City Bell y Berisso.

El asesinato que dio origen a la detención

Farías, un ex convicto, fue asesinado en su casa, en un lujoso departamento del barrio La Loma, en La Plata, el 1 de diciembre de 2010. La fiscal Lacki manejó la hipótesis de que el crimen estuvo vinculado a un robo ocurrido unos meses antes. Se trató de un “escrache” en la casa del director técnico de fútbol Roberto Zapata, ex integrante del cuerpo técnico de Néstor Craviotto en varios clubes, entre ellos Estudiantes de La Plata.

A pocos días de aquel asalto, el ex convicto recibió una visita en su casa por una persona de confianza, que terminó asesinándolo de tres balazos en el hall del edificio de 44 entre 26 y 27, donde vivía con su mujer y una hija de 9 años. Se sospecha que Farías había utilizado información sin la autorización de los policías implicados, o habría hecho el “trabajo” en una zona que no estaba “protegida” por los uniformados. A partir de eso, los líderes de la organización decidieron quitarle el dinero y “darle una lección”.

Secuestraron armas y dinero

El momento del allanamiento y la detención

La megabanda estaba era liderada por dos de los policías detenidos: el comisario inspector Gustavo Bursztyn, del Comando de Patrullas de La Plata; y el teniente 1° Gustavo Mena, un ex jefe de calle de la comisaría 2° de La Plata que fue pasado a disponibilidad en 2015.

A partir de la investigación, de la declaración de testigos y de varias escuchas telefónicas, la justicia pudo establecer que el ex juez Melazo sirvió como parte de “la pata judicial”, necesaria para cometer sus delitos durante varios años. Dentro de los elementos que prueban el vínculo, se destaca cuando el ex juez festejó el Día del Amigo con el líder de la banda en 2010. Casualmente dos días después del robo al domicilio del técnico Zapata y que a la postre terminaría por fracturar a la organización. Irónicamente, Melazo, por estar de turno, fue quien intervino en la causa por el robo a Zapata.

En medio del encuentro hubo reproches por ese golpe, ya que la víctima tenía “amigos en el poder”. Al parecer, le recriminaron a Farías por actuar por su cuenta y como “acción ejemplificadora”, lo asesinaron.

Pero esta no es la única mancha en el prontuario del ex magistrado. En 2016, Melazo fue suspendido de su cargo de forma preventiva por los miembros de la Comisión Bicameral de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios. Al verse acorralado, decidió renunciar a su cargo el año pasado.

Fue acusado por mal desempeño en tres causas. Por un lado, la Procuraduría General de la Suprema Corte bonaerense, cuando María del Carmen Falbo estaba en el cargo, consideró que Melazo se había “apartado del rol de tercero imparcial” en una causa de 2003 que investigaba una red criminal de robo de animales que terminó al menos con 14 detenidos.

El allanamiento comenzó a las 4 de la madrugada

El ex juez y el fiscal que estaba a cargo, Carlos Esteban Gómez, habrían aceptado sobornos de algunos de los implicados. Para llegar a esa conclusión, los investigadores hallaron más de 50 llamados cruzados entre los abogados de los eventualmente condenados y Melazo y Gómez, quien fue destituido en 2013.

También fue acusado por su colega, la titular del juzgado 5 de Garantías de La Plata, Marcela Garmendia, de intervenir, mientras ella estaba de vacaciones, en un expediente que no le correspondía. Se trata de una causa que implicaba a dos hombres que habían ocasionado disturbios en el Mercado Central platense en febrero de 2015. Melazo los sobreseyó sin ser el juez que estaba a cargo.

Y por último, el polémico magistrado está acusado de encubrir al barra Marcelo Mallo, ex titular de la agrupación Hinchadas Unidas Argentinas, quien estaba implicado en el doble crimen de los colombianos en Unicenter. Según las acusaciones, Melazo habría facilitado la huida del delincuente cuando decidió demorar un allanamiento.

 

FUENTE: INFOBAE

Comentarios