Opinión

Una brisa en el Ciclón


El Club Ciclón de Barrio Tablada fue el escenario elegido por el Presidente Mauricio Macri para visitar la ciudad de Rosario el Día de la Bandera. A más de 30 cuadras del Monumento, brindó un discurso escueto, descontextualizado, y lejos de los conceptos esperados para recordar y conmemorar al héroe de la Patria Manuel Belgrano.
Pasó una brisa, ni alcanzaron a acomodarse las decenas de chicos que hicieron de escenografía de Macri en la zona sur.

Estuvieron Mónica Fein, José Corral y Patricia Bullrich acompañándolo y en apenas 10 minutos del arranque ya se había ido. Alcanzó para que entre sus palabras deje un mensaje para los Moyano, Hugo y Pablo, y hable de la mafia del transporte. Sí, ante menores de edad que esperaban un mensaje patriótico.

También hizo mención a sus tareas en la gestión, que no quiere más el “ejercicio patotero del poder” y destacó la tarea de la lucha contra el narcotráfico que viene llevando a cabo Cambiemos de la mano de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Eso solo, 600 segundos en el escenario, palos para sus rivales de turno y a la bolsa.

Mirá también

Hacelo vos

En ese paso fugaz, también, no faltó un altercado político, anacrónico en este Siglo XXI, en las puertas del Club Ciclón un joven insultaba al Presidente y un señor cruzó al que reiteraba epítetos contra el primer mandatario y se tomaron a golpes de puño. Una barbaridad. Terminaron los dos presos en manos de la Gendarmería Nacional.
Dentro de 48 horas es el cierre de listas a nivel nacional y están todos preocupados por resolver sus roscas políticas. Es cierto que este 20 de junio cae en medio de las negociaciones abiertas y las charlas políticas centralizadas en la Capital Federal. Ni siquiera el gobernador Miguel Lifschitz estuvo presente. Las caras del resto dijeron todo. Un papelón que da vergüenza ajena lo que sucedió en Rosario para conmemorar a uno de los 3 hombres más importantes de la historia Nacional.

Las caras hablaron. Macri estuvo serio y hay una cuestión: lo criticamos cuando bailaba, no deberíamos ahondar en la crítica ahora que está serio. De hecho, está acorde con la situación que vive el país en materia económica y social. Pero sí también podemos ver algunos gestos que ofuscación de Mónica Fein mientras el Presidente hablaba. Se la vio tensa y en desacuerdo con el evento protocolar.

La otra realidad es que el Municipio y la Provincia no organizaron un acto del 20 de junio como se hacía habitualmente. Hasta recibieron enojos de los ex Combatientes de Malvinas que querían entregar un documento con las identidades recuperadas de algunos cuerpos enterrados en el Cementerio de Darwin de las Islas. Tal vez el resultado electoral del domingo hizo que todos estén pensando en otra cosa y eso también afectó a este festejo popular que este año no fue.

Un vientito, sólo una brisa, pasó por el Ciclón de Tablada. No pasó nada. Los ojos se posarán en las consecuencias de los cierres del sábado y esperar a ver qué pasa con los dirigentes que se quedan sin cargos el próximo 10 de diciembre.

En su discurso del día de la bandera, Macri apuntó contra los Moyano