En Barrio Ludueña

Un preso escapó por los techos de una vivienda durante una salida transitoria

Lo trasladaron sin esposas ni custodia, fue condenado en 2007 a 12 años y 6 meses de prisión por un robo.

Redacción Rosario Nuestro

sábado 25 de mayo, 2019

Otra vez se le escapó un preso al Servicio Penitenciario. En este caso se trata de un interno que había sido trasladado a visitar a su familia, y que estaba a pocos meses de recuperar la libertad.

Un preso estaba por recuperar la libertad pero escapó durante su salida transitoria, por los techos de una casa. Ocurrió este sábado a la tarde en el marco de una salida transitoria a una casa de Solís y Vélez Sarsfield, en barrio Ludueña, zona noroeste de Rosario.

El insólito hecho ocurrió en la tarde de este sábado en Vélez Sarsfield y Solis. Los efectivos trasladaron hasta una vivienda familiar a Maximiliano Héctor Leo, pero lo hicieron sin esposas ni custodia.

El sujeto aprovechó un descuido para escaparse saltando los techos de las viviendas linderas.Pese a que la Policía de Acción Táctica (PAT) realizó un operativo cerrojo, el malviviente no pudo ser recapturado.

Leo había sido condenado en 2007 a 12 años de prisión por un asalto a mano armada y estaba a poco de salir en libertad, por lo que hacía tiempo que gozaba de salidas transitorias. En esta ocasión la aprovechó para fugarse.

Cabe recordar que semanas atrás se fugaron nueve internos que eran trasladados en un minibus del Servicio Penitenciario por la Autopista Rosario – Santa Fe. Solo cuatro fueron recapturados.

La fuga por los techos de la vivienda sorprendió a los agentes del Servicio Penitenciario por lo ilógico: es que el recluso fue condenado en 2007 a 12 años y 6 meses de prisión por un robo y ya estaba por recuperar la libertad.

El interno llegó al domicilio en una camioneta oficial y bajó a visitar a su familia. La mujer del evadido habló y contó: “Lo bajaron sin esposas y nadie lo vigiló”.

Desde el Ministerio de Seguridad confirmaron la información aunque señalaron que no se trató de una fuga sino de un preso que no regresó de una salida transitoria legal.

Los agentes penitenciarios lo dejaron en la casa sin custodia y sin esposas y el procedimiento indica que dos horas después lo deben pasar a buscar. Lo insólito es que se trata de un recluso que estaba a meses de cumplir su pena de 12 años y medio.

Comentarios