ya son tres los sospechosos arrestados

Un nuevo detenido por el homicidio de la Uocra

El procedimiento fue realizado por Policía Federal.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 19 de abril, 2018

El miércoles a última hora Policía Federal Argentina detuvo a Juan Manuel E., un supuesto tercer participante del ataque armado que tuvo lugar el pasado las 2 del lunes 12 de marzo en Puerto General San Martín, donde un hombre fue asesinado y otro quedó al borde de la muerte.

Según lo que informaron voceros oficiales a Rosario Nuestro, el nuevo arrestado sería la persona que condujo el auto que llevó a los dos pistoleros que cometieron el crimen hasta la escena del hecho.

El caso

El ataque estaba armado. Tenían el dato, los movimientos y, de acuerdo a lo que esperaban, en la zona no iba a haber policías. Llegaron a la casa de Uruguay al 2200 — de Puerto General San Martín—y dejaron el auto en un lugar estratégico.

Habían pasado las 2 del lunes 12 de marzo y las sombras los amparaban. Quisieron hacer salir a la víctima de su casa: “Julio. Julio. Julio”, gritaron, para intentar que salga Galván. Pero el que puso un pie en la vereda fue su cuñado Juan.

Los investigadores no tienen claro qué fue lo que pasó, pero cuando el pariente del objetivo del golpe salió de la casa hubo un tiroteo. En medio de la balacera, Julio salió de su domicilio y ambos terminaron baleados.

La tranquilidad de la madrugada quedó interrumpida. Primero por las balas y los fogonazos; luego por los gritos de las víctimas.

Huida, detención y muerte

Los tiradores escaparon a toda velocidad; pero cayeron a las pocas cuadras. Un patrullero de Comando Radioeléctrico que estaba en la zona los vio y les cortó el paso. Entre sus pertenencias los policías les secuestraron dos pistolas calibre 9 milímetros utilizadas durante el ataque. Mientras, en la escena del crimen las víctimas esperaban a una ambulancia que no llegaba y Juan Emilio Garcilazo se desangraba a pasos agigantados.

Una fuente del caso aseguró a Rosario Nuestro que el móvil que debía trasladar a los baleados tardó más de lo esperado. Cuando Garcilazo y su cuñado Galván llegaron al Hospital Eva Perón, el primero ya no tenía signos vitales. Según el parte médico, Juan Emilio falleció desangrado, luego de que una de las balas se le incrustara en la arteria femoral de su pierna izquierda. Su pariente, luego de algunos días internado, logró reponerse.

Comentarios