BRASIL

Un impresionante incendio arrasó el Museo Nacional de Río de Janeiro

"Las pérdidas son incalculables. Se han perdido 200 años de trabajo", dijo el presidente Michel Temer.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 3 de septiembre, 2018

Un incendio de grandes proporciones consumió durante la noche del domingo el Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro, la más antigua institución científica y de historia natural del país, creado por el rey Juan VI en junio de 1818, cuando Brasil aún era una colonia de Portugal.

El recinto tenía una colección de 20 millones de piezas, desde momias egipcias, adquiridas por el emperador Pedro I, al fósil más antiguo de América Latina, encontrado en Brasil, conocido como Luzia, de casi 12.000 años de antigüedad.

El centro guardaba también la mayor y más importante colección indígena y la biblioteca de antropología más rica del país. Las llamas empezaron alrededor de las 19.30 (00.30 hora española), cuando el público visitante ya se había retirado. Todavía no se conocen las causas del accidente, sin embargo, el Museo Nacional sufría por falta de apoyo financiero para la manutención básica de sus actividades.

Las imágenes aéreas en la televisión muestran el palacio en la Quinta da Boa Vista completamente tomado por el fuego y la dificultad de los bomberos para controlar el incendio. Antes de servir para exposiciones, el edificio fue casa de la familia real portuguesa.

El museo no recibía integralmente los 100 millones de euros que necesitaba para su manutención desde hace cuatro años, según informes de la prensa brasileña. Al menos 10 de los 30 espacios de exposición estaban cerrados y solo 1% de la colección estaba expuesta al público.

En este año, la institución llegó a cerrar sus puertas durante 10 días después de una huelga de los empleados responsables de la limpieza del local que reclamaban sueldos atrasados. Desde 1946, el Museo Nacional está asociado a la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), que desde hace tres años también estaba sometida a recortes de presupuesto, como consecuencia de la crisis financiera de Río de Janeiro.

(REUTERS/Ricardo Moraes)

El incendio ha conmocionado al país y a la comunidad científica que vio en el incendio el reflejo de la negligencia de Brasil con su memoria. “Es una catástrofe insoportable”, lamentó Luiz Fernado Dias Duarte, subdirector del Museo Nacional. “Son 200 años de memoria, ciencia, cultura y educación, todo perdiéndose en el humo por falta de apoyo y conciencia de los políticos brasileños”, dijo Duarte en una entrevista a la televisión.

Su desahogo encuentra apoyo en la realidad. Cuando el museo cumplió 200 años, el pasado junio, ningún ministro de Estado aceptó la invitación para asistir a la ceremonia. La dirección del museo negociaba con el Banco Público de Fomento (BNDES) fondos para su manutención, incluso con un programa de prevención de incendios. Pero el fuego llegó antes que la ayuda.

FUENTE: EL PAÍS

Comentarios