UNA MIRADA DISTINTA DE LA MUERTE

Visitas guiadas en el cementerio: un encuentro con nosotros mismos

El reconocido artista Dante Taparelli se refirió a las visitas nocturnas al cementerio "El Salvador".

Por Diego Montejo

jueves 19 de abril, 2018

Dante Taparelli, el reconocido artista santafesino, radicado en Rosario, lleva a cabo las visitas nocturnas a la necrópolis El Salvador por onceavo año consecutivo. Las recorridas comenzarán este jueves a partir de las 21. El diseñador propone con esta intervención un rencuentro con nuestro ser y la memoria colectiva.

Dante Taparelli nos propone ir por lo más intenso de la vida, aprender de las simples cosas como el amor y la convivencia. “No tenemos que aprender a vivir, tenemos que aprender a morir, si aprendemos a morir perdemos el miedo”, sostiene sobre la muerte como enigma de la humanidad. Desde su perspectiva el artista plástico y Director de Diseño e Imagen Urbana de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario, advierte que los circuitos tradicionales están agotados o fueron tomados por la sociedad de consumo y que muchas de las respuestas a los problemas de convivencia pueden estar en el cementerio. Ese espacio olvidado de la ciudad, donde yace la memoria y la construcción simbólica de una sociedad, muchas de las historias reflejadas en sus monumentos nos ayudan a pensar y reflexionar sobre qué queremos de nuestras vidas.

La idea del Director con las visitas guiadas al cementerio que ya cumplieron una década y son parte ineludible de las actividades anuales de la ciudad, es exacerbar los valores y poner en jaque lo finito para ir a lo infinito, tratar de plasmar una sociedad mejor desde lo colectivo que encarne el ser y no el tener. “Dónde está la panacea, quizá no estará en el otro”, se pregunta y agrega: “A través de las vidas vividas y de todas las cosas de la cotidianeidad que yo cuento en las visitas nos iguala a todos y nos iguala en sentimientos, el sexo, el hambre, las ganas de trabajar , las ganas de salir adelante, las lagrimas, los abrazos, la esperanza y el miedo, somos todos iguales, nos pasa a todos lo mismo, unos antes y otros después, entonces nosotros no tenemos derecho a cambiar esas cosas que son leyes del universo ni siquiera de las personas”, enfatiza.

Sobre el cementerio como espacio Taparelli argumenta: “Tenemos que generar a través del cementerio el síndrome de la tacita de aceite. Cuando éramos chicos y tu mamá te decía, nene andá a pedirle a Doña Rosa una tacita de aceite y al otro día vos ibas con una botella, una acción buena que se multiplica en cosas mejores, eso está escrito en todas las religiones, las raíces comunes de la divinidad que no es la divinidad de a quien adoramos, eso es un cuento, es mucho más grande de lo que creemos”.

La mirada primordial del proyecto fue rescatar el patrimonio cultural que estaba olvidado en el cementerio, resinificar y revalorizar el espacio. “Cuando comenzamos a relevar las cosas que había e intervenimos desde cultura el cementerio nos miraban como bichos raros, no es bueno meterse en aéreas que a uno no le corresponden y empecé a descubrir esto de la simbología en la estatuaria que es una cosa muy loca y muy didáctica e imborrable”, recuerda Taparelli sobre la primer etapa del trabajo.

Otra de los aciertos del artista fue la creación de la Memorabilia, espacio destinado a rescatar a los anónimos mediante las fotos de las placas fúnebres archivadas en los depósitos del cementerio. “De golpe me encontré que había gente de todos lados mirandomé, al principio me dio un poco de miedito y los empecé a mirar y de pronto me encontré con un niño, una mujer con un cuello alto y rodete y cuando me di cuenta tenía la foto de mi mamá ahí, que emoción imaginarte esos NN, quiénes eran, se me pegaron todas las cosas juntas, en un país con tantos desaparecidos hacer aparecer a todos esos invisibles”, argumenta.

Las entradas podrán retirarse en la Secretaría de Cultura y Educación (Av. Aristóbulo del Valle y Callao) de 8 a 14 horas. Solo mayores de 15 años. La capacidad es limitada. En esta ocasión también se les pedirá a los asistentes una colaboración con un alimento no perecedero que será donado posteriormente a una entidad benéfica.

Comentarios