SIETE MESES PARADOS

Turismo regional: radiografía de un negocio que no sólo se está hundiendo por la pandemia de coronavirus

Son emprendimientos familiares de zonas aledañas a Rosario que vienen aguantando la crisis como pueden. Se avecina el verano, el momento de mayor trabajo para ellos, pero se enfrentan a una “competencia desleal”


Por Ignacio Pellizzón

Con las fronteras cerradas y un dólar cada vez más caro, pensaban que se les avecinaba una temporada única, era la oportunidad en medio de la crisis, pero no. Hace siete meses que no trabajan, siguen inhabilitados y no sólo tratan de sobrevivir frente a la pandemia del coronavirus, sino también soportan la competencia desleal. Esta es la situación de los cabañeros, la otra cara del turismo regional.

“Sin duda nos perjudican muchísimo, porque llevan dinero a sus bolsillos y nosotros al estar en blanco, no podemos hacerlo por cumplir las normas vigentes de prohibición de alojamiento en Santa Fe”, explicó a Rosario Nuestro, Graciela Recchia, la responsable de “Cabañas Amanecer” de la localidad de Andino, perjudicada por la competencia desleal.

A lo largo de la pandemia y más aún en estos últimos tiempos, “alquilan sus propiedades sin ninguna legislación ni cumplimiento de protocolo alguno”, dijo y agregó: “Creemos que falta comunicación oficial al respecto hacia la población que, por su necesidad de salir de tantos meses de aislamiento, no evalúan los riesgos que pueden correr”.

Desde que comenzó en marzo la cuarentena por la pandemia del coronavirus, todos los emprendimientos turísticos se vieron paralizados por un decreto nacional de Jefatura de Gabinete, entre ellos el de los cabañeros. Con el correr de los meses el drama se fue agravando del mismo modo que se fueron terminando los ahorros de sus titulares.

No sólo el coronavirus irrumpió de manera drástica en la economía de los complejos de cabañas para alquiler de vacaciones, sino también el surgimiento de un competidor inesperado. A pocos meses de comenzar el varano, muchos dueños de casas con piletas y propietarios de quintas comenzaron ofrecerlas en alquiler para las vacaciones, lo que debilitó la demanda de los cabañeros que luchan por reabrir.

Por este motivo, presentaron este miércoles un petitorio escrito y dirigido al gobernador, Omar Perotti, solicitando formalmente la apertura del sector. El mismo cuenta con un resguardo legal y constitucional para que se les brinde una respuesta concreta y real. La misiva se entregó en nombre de la nueva cámara conformada por referentes de cabañas de distintas localidades de la ruta 1 y ruta 11: CabaSetur.

Desde la Provincia confirmaron a Rosario Nuestro que se lanza una campaña nacional para que el turismo santafesino –incluidos cabañeros- puedan hacer la preventa y salir al mercado para el primero de diciembre. Y, también, anunciarán que los subsidios para el sector continuarían hasta diciembre.

Radiografía de una crisis

“La situación es crítica, los costos diarios de mantener complejos cerrados se acumulan día tras día, los emprendimientos están quebrando, vendiendo sus propios bienes para seguir sosteniendo la situación. No hay complejo que subsista solo con la ayuda del ATP”, contó a Rosario Nuestro, Matías Fantín, el titular de “Carcaraes Complejo Turístico”, un desarrollo familiar que posee 15 cabañas y se encuentra en la localidad de Oliveros, a 50 km de la ciudad de Rosario.

También asegura que los subsidios provinciales tampoco son suficientes. “Pasaron siete meses, recibimos dos subsidios por parte de la provincia de Santa Fe, el primero con un tope de 50 mil pesos y el segundo se amplió hasta 70 mil, ambos no fueron suficientes para enfrentar la dura realidad. Hubo oportunidad de créditos con tasas convenientes, pero en un contexto de absoluta incertidumbre aun no teniendo una fecha de apertura nos resulta difícil tomar decisiones que no sabemos si vamos a poder enfrentarlas”.

Y agregó: “Entendemos la situación, pero en este momento seguimos adquiriendo deudas y las ayudas son insuficientes. No podemos seguir manteniendo nuestros emprendimientos. Impuestos, servicios, mantenimiento preventivo, es altísimo más aún en el contexto económico que estamos viviendo donde día tras día aumentan los insumos y hacen que nuestros escasos ahorros valgan cada día menos”.

Los cabañeros están cerrados desde el 20 de marzo y aún no tienen habilitada la actividad. Es decir, desde hace más de siete meses que no pueden trabajar ni facturar. Solo unos pocos lograron calificar para ayudas subsidiadas que, indican, que les alcanzan. Los demás están recurriendo a préstamos y ahorros.

Milva Rubies, de la localidad de Monjes, quien maneja dos complejos de cabañas, alertó a este medio: “Estamos en una situación límite, crítica. Se hace insostenible. No es fácil estar tanto tiempo sin trabajar y sin generar recursos genuinos. Esta actividad necesita mucha inversión y mantenimiento. Es la única forma de ofrecer un servicio de calidad”.

Verano, el objetivo

Desde el sector de cabañeros vislumbran una muy buena temporada de verano. El turismo regional en lugares donde no haya gran concentración de personas van a ser los protagonistas, aspiran. “Somos una oferta ideal para los turistas que se mueven dentro de la región tomándose unas mini vacaciones, que buscan la desconexión y el contacto con la naturaleza y más aún en este año muy particular”, expresan.

“Estamos trabajando todos los cabañeros –continuó Recchia- que nos hemos aglutinados en este pedido, para lograr una apertura inmediata de la actividad porque tenemos todo listo para hacerlo y sino ocurriera insistir en el otorgamiento de nuevos subsidios y ‘para todos’ porque ya no tenemos recursos económicos propios para llegar al primero de enero sin trabajar.

Respecto a lo que esperan de la temporada, es que todos los programas que se están implementando desde la provincia de Santa Fe, más promociones particulares que puedan ofrecer cada uno de ellos, acerque a las familias a sus complejos a lo largo de toda la ruta 1 y 11 porque, dicen estar preparados para recibirlos de la manera más segura frente al Covid-19.

Según confirmaron desde el gobierno provincial, están saliendo con una campaña para que ellos –los cabañeros- puedan hacer la preventa y salir al mercado para el primero de diciembre. Agregaron que están en contacto permanente con los cabañeros y reuniéndose semana tras semana.

Además del Pre-Viaje nacional, la Provincia, anunció, que implementarán el programa “Santa Fe Plus” para enero y febrero. Es parte de un programa que estamos arranca en días y que va a otorgará, también, incentivos para agencias de viaje, para proyectos con destino Santa Fe, promociones en centros comerciales, entre otros.

La idea, afirmaron, es generar un sistema similar al promocionado por la Nación de “Pre-Viaje” en una versión regional denominada al momento “Santa Fe Plus”. “Se van a otorgar beneficios muy importantes como, por ejemplo, paquetes de cuatro noches del alojamiento, pagando tres en hoteles de las principales ciudades de la provincia y para los cabañeros será lo mismo con siete noches, pagando seis”, explicaron a este medio.

Además, hicieron hincapié en que los cabañeros ya pueden vender. De hecho, recordaron que deberían hacerlo para que les otorguen el 50% de reembolso a cualquiera que compre.

x
Paladini flotante