por decreto

Trump quiere abolir el derecho a la ciudadanía a hijos de inmigrantes nacidos en EE.UU

"Somos el único país del mundo donde, si una persona llega y tiene un bebé se convierte en ciudadano de Estados Unidos", dijo Donald Trump en una entrevista. "Es ridículo, es ridículo, y tiene que terminar".

Redacción Rosario Nuestro

martes 30 de octubre, 2018

Donald Trump quiere abolir por decreto el derecho constitucional a la ciudadanía para todos los que nacen en territorio estadounidense, una polémica propuesta en el marco de su discurso contra la inmigración, a una semana de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos.

El anuncio, realizado en una entrevista con el portal de noticias Axios, se produce después del anuncio del Pentágono el lunes de que enviará más de 5.000 efectivos a la frontera sur para hacer frente a lo que Trump denunció como una “invasión” de migrantes.

El derecho a la nacionalidad para todos los nacidos en territorio de Estados Unidos está consagrado en la 14º Enmienda de la Constitución.

Para cambiar la Constitución en Estados Unidos se requiere una mayoría de dos tercios en el Congreso, algo impensable en un momento en que el país está muy dividido y hay poco consenso legislativo. .

Pero Trump dijo a Axios que cree que basta con su firma en un decreto para cambiar la situación actual.

En la entrevista, el mandatario dijo que prevé firmar un decreto para que los niños nacidos en territorio estadounidense de padres inmigrantes, en situación irregular o no, no se beneficien más de ese derecho.

“Somos el único país del mundo donde, si una persona llega y tiene un bebé se convierte en ciudadano de Estados Unidos (…) con todos los beneficios”, afirmó en la entrevista. “Es ridículo, es ridículo, y se tiene que terminar”, agregó.

Trump criticó la legislación actual diciendo además que el extendido sistema de Ius soli sólo existe en Estados Unidos, lo cual es erróneo ya que ese es el sistema que se usa en la mayoría del continente americano. .

No obstante, la propuesta está lejos de convertirse en realidad, pues modificar la Constitución implica procedimientos que no incluyen al decreto presidencial.

“Siempre me dijeron que se necesita una enmienda constitucional. ¿Adivina qué? No es así”, señaló Trump.

“Está en proceso. Se va a hacer con un decreto”, aseveró el mandatario.
Más allá de la resistencia que la propuesta pueda generar, los juristas cuestionan que el presidente pretenda acabar mediante un decreto con este derecho garantizado por la Constitución.

Para Laurence Tribe, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Harvard, este proyecto de decreto es una aberración.

“Si el derecho de suelo garantizado por la 14ª Enmienda pudiera ser borrado así de un plumazo por Trump, entonces la Constitución entera podría ser borrada de la misma manera”, escribió en Twitter.

La Enmienda en cuestión reza que “Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, están sujetas a su jurisdicción, por lo tanto son ciudadanos de Estados Unidos y del estado en el que residan”.
.
¿Un proyecto de ley? 

.
En la entrevista, Trump no dio ningún indicio del plazo en el que podría intentar poner en marcha esta reforma.

La vocación de sus palabras parece más orientada a lo inmediato, a las elecciones que se acercan, en las cuales los demócratas podrían recuperar el control del Congreso, por lo que el presidente tomó a la inmigración como su tema predilecto en los mítines de campaña.

Pero el senador republicano Lindsey Graham señaló que Estados Unidos es uno de los dos únicos países desarrollados que otorga la ciudadanía por derecho de suelo y que esta política es un imán para la inmigración ilegal, por lo que anunció que lanzará un proyecto de ley en el mismo sentido que la propuesta del presidente estadounidense.

Trump ha aprovechado la expectación generada por una caravana de migrantes que partió de Honduras el 13 de octubre para agitar su discurso contra la inmigración, calificando la llegada de la caravana de “invasión”.

Las autoridades estadounidenses calculan que en la caravana, que avanza actualmente por el estado mexicano de Oaxaca (sur), hay unas 3.500 personas, entre ellas mujeres embarazadas que abrigan la esperanza de que sus hijos sean ciudadanos estadounidenses.

Los demócratas destacaron de inmediato el carácter inconstitucional de la iniciativa del presidente.

“Aunque la propuesta de Trump de terminar el derecho por nacimiento es obviamente inconstitucional, su intensión está clara, es incitar al miedo, dividir a nuestra nación y hacer que las comunidades vulnerables se sientan inseguras”, señaló el partido en un mensaje en el que llamó a votar en los comicios del 6 de noviembre.

La organización de defensa de los derechos humanos ACLU recordó que la 14ª Enmienda garantiza de forma clara la ciudadanía y que la Constitución no se puede borrar con una orden ejecutiva.

“Esto es un atentado plenamente anticonstitucional para agitar la retórica incendiaria de odio contra los inmigrantes días antes de las elecciones”, estimó la organización.

Comentarios