Consejos útiles

Tres señales a tener en cuenta: cuándo es necesario cambiar la alimentación de tu mascota

Es importante saber cuál es el alimento adecuado para nuestros mejores amigos. Si bien existen patrones comunes, la mirada atenta de un buen amo puede ser clave a la hora de detectar estos problemas.


A los amantes de las mascotas les preocupa la alimentación de sus animales y no siempre el alimento balanceado es el indicado para cada uno de ellos. Sabemos que al igual que las personas, los perros y los gatos, se nutren de distintos alimentos dependiendo de la etapa en la que se encuentran.

Los cachorros necesitan más proteína y calorías por estar en etapa de crecimiento y,  al contrario, en edad avanzada, conviene una dieta distinta con menos calorías y más fibra.

Cuando hablamos de cambiar la alimentación de nuestras mascotas, no sólo tenemos que tener en cuenta la edad. Hay otros factores que condicionan la dieta, como el peso, el pelaje y los problemas gastrointestinales.

En caso de que sea necesario un cambio de alimentación, hay que tener en cuenta que debe ser progresivo, gradual. Es por eso, que la mayoría de los profesionales veterinarios, aconsejan empezar mezclando la comida vieja  con la nueva para evitar mayores problemas

 

Los principales casos en los que conviene modificar la dieta de tus mascotas

 

  1. Si tu mascota necesita engordar o adelgazar

Las mascotas pueden sufrir obesidad o delgadez. En el caso de los gatos, un buen indicador es la cintura.

Además, es importante conocer el peso ideal de tu mascota antes de empezar cualquier cambio, hablarlo con tu veterinario para que te dé un peso correcto y  la cantidad de comida necesaria para mantenerlo.

  1. Si muestra síntomas de alergia

Este problema no se debe necesariamente a una alergia, sino también a una dieta pobre en determinados nutrientes. También se  recomienda consultarlo con el veterinario antes de nada.

Cuando los perros tienen alergias, suele deberse a la fuente de proteínas.

  1. Si tiene problemas gastrointestinales

Este factor es el mas fácil de descubrir en tu mascota: el olor y la consistencia de sus deposiciones es la prueba más eficiente y más clara.