se investiga si fueron envenenados

Tras los 34 ejemplares muertos, el cóndor andino quedó al borde de la extinción

Luis Jácome, presidente de la Fundación Bioandina Argentina, aseguró que es muy difícil cuantificar la cantidad de cóndores que quedan en la región.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 25 de enero, 2018

“Para la especie es un desastre, los deja al borde de la extinción en Argentina y Chile”, dijo la veterinaria y referente de la Fundación Cullunche Jennifer Ibarra respecto de los 34 cóndores muertos hallados en la localidad de Los Molles, en Malargüe, que aparentemente habrían sido envenenados por crianceros de la zona.

Un grupo de andinistas que practicaban trekking en la zona, encontró a los animales amontonados en tres grupos distintos, en los que también había un puma, corderos y una oveja, con muestras de haber sido quemados.

Mientras se esperan los resultados de las pruebas toxicológicas realizadas a los cóndores en Buenos Aires y que estarán listas en 15 días, todos los consultados coincidieron en señalar que es necesario implementar la trazabilidad de los agrotóxicos para determinar responsables en caso de que ocurran casos similares.

En peligro

Durante 2017 en todo el territorio argentino perecieron por diferentes causas 32 cóndores, 19 en Jujuy como consecuencia de envenenamiento. En tanto, otros 5 aparecieron sin vida en Malargüe y de esos, en tres casos se halló carbofurán tras las pericias toxicológicas. En 2016, 20 fueron hallados muertos en Chile. Recordemos que este ave, patrimonio provincial, habita la región andina.

“Esto es la punta del iceberg, porque son los animales que encontraron. Pueden haber muerto muchos otros en otros lugares. Lo que ocurre con la muerte de tantos adultos (30) es que pasará un tiempo importante sin pichones. Habrá que esperar a que los juveniles tengan edad para reproducirse y luego a sus pichones. Para la especie es un desastre. Los deja al borde de la extinción en Argentina y Chile”, señaló Ibarra.

Por su parte Luis Jácome, presidente de la Fundación Bioandina Argentina, aseguró que es muy difícil cuantificar la cantidad de cóndores que quedan en la región pero explicó que por ejemplo, en Venezuela quedan sólo 12 ejemplares y que la cantidad de muertes en Malargüe representa la mitad de cóndores que existen en Ecuador.

“En 26 años logramos que nacieran 64 cóndores. Esos pichones tardaron 12 años en ser adultos. Y esos adultos, que son monógamos, tienen una cría cada 3 años por lo que el impacto de lo sucedido es desastroso, demoledor. Han quedado en un grado límite. Es muy grave”, explicó Jácome.

Trazabilidad

Los especialistas consultados coincidieron en la importancia de lograr la trazabilidad de los agrotóxicos. “Es decir que para poder comprar un agroquímico se cuente con una receta, que quede archivada y para que de esta forma se pueda saber quién la recetó, donde se compró y con qué destino”, explicó Molero, del Iscamen.

El funcionario explicó que los agrotóxicos que habrían matado a los animales se utilizan habitualmente con un fin específico en dosis que quedan lejos de ser letales. “Pero el concentrado del agrotóxico que pusieron en los animales fue envenenamiento liso y llano”, indicó.

Fuente: lmneuquen.com

Comentarios