opinión

Te corren la zanahoria y todo es desazón

A seguir a esa hortaliza hasta que el grupo de especialistas nos diga que debemos salir de la cuarentena.


No salimos. Alberto Fernández volvió a correr la meta y se extiende la cuarentena hasta el 10 de mayo. La novedad es la salida de esparcimiento de una hora a 500 metros a la redonda para todos, y las dudas surgen por la implementación. Se apela a la responsabilidad ciudadana, en un país que jamás la tuvo. Y se levanta el aislamiento en todos los conglomerados de menos de 500 mil habitantes que no hayan tenido un coeficiente de duplicación de casos de menos de 15 días. Difícil de comprender, pero te lo explicamos. ¿Rosario y sus alrededores? Adentro.

El anuncio fue en directo –sin edición- pero no en vivo. Se grabó un rato antes en Olivos con la presencia de algunos ministros que acompañaron al Presidente en el discurso. Las cosas a saber: se extiende la cuarentena hasta el 10 de mayo en conglomerados mayores a 500 mil habitantes, y en los menores que hayan tenido niveles de contagios altos en los últimos 15 días. Y habrá salidas de esparcimiento –caminata, no picnic en la plaza- de una hora en un radio de 500 metros al domicilio de donde estás haciendo la cuarentena para todos, incluido los grupos de riesgo.

Pero la nafta de la paciencia se va acabando, y fue un mensaje ausente de nuevas medidas económicas. Muchos sectores la están pasando realmente mal, se han hasta quintuplicado las demandas en comedores comunitarios, los comercios están cerrando sus puertas definitivamente por no poder afrontar pagos de salarios, proveedores y alquileres. Y lo único que se escuchó fue un mensaje de aliento, y no es lo que se necesita. Tal vez el gobierno esté subestimando el impacto económico que tiene este encierro, o piensa que las malarias hubiesen llegado igual si no se decidía el aislamiento obligatorio pero contando fallecidos por doquier.

La duda es, y vale tenerla, ¿y después del 10 de mayo? Los epidemiólogos insisten con que el pico de contagio va a llegar recién entre mediados y fin de mes, por lo cual las esperanzas de que a partir de ese día las grandes ciudades abran sus puertas para las actividades económicas se desvanecen. Sobre todo, los grandes conglomerados, en donde se concentra el problema de la circulación del virus. El tema es que en estos mismos es en donde se concentra la mayor actividad económica en el país, y entre CABA, Conurbano, Rosario, Santa Fe, Córdoba y Paraná vive más de la mitad de la población.

Las clases seguirán sin dictares en los tres niveles de la educación, como medida preventiva para que la circulación de gente no sea demasiada en las miles de ciudades en donde la cuarentena se levanta. Y continúa la recomendación del uso de tapabocas para circular en la calle, no amontonar gente adentro de los comercios y grandes superficies de negocios, lavarse las manos e higienizarse con alcohol en gel cada vez que manipulemos cosas.

En Rosario estamos achatando realmente la curva, con muy pocos contagios en la última semana, como en toda la provincia de Santa Fe. Si seguimos así, cuidándonos entre todos, es probable que se empiece a pensar en la próxima etapa de alivianar la cuarentena para nosotros también. Santa Fe ciudad lleva 16 días sin contagios de COVID-19, en Rosario 4 días. Es importante poder sostenerlo en estos 15 días que dispuso el gobierno nacional.

La vida “normal” que conocíamos antes de la pandemia va a volver muy de a poco, y habrá que acostumbrarse a estas cosas a menos por el próximo año, a la espera de una vacuna que permita volver a confiar en el que tenemos al lado. La zanahoria se corre, vos quédate en casa.

Se extenderá la cuarentena en todo el país pero se podrá pasear en un radio de 500 metros del hogar