ola de violencia

Taxistas y familiares de choferes asesinados reclamaron seguridad frente al municipio


Taxistas rosarinos y familiares de choferes asesinados protagonizaron este jueves un fuerte reclamo frente la Municipalidad, en calle Córdoba y Buenos Aires, tras la ola de hechos de inseguridad de los últimos días, que alcanzaron su punto cúlmine con el crimen de Mario Esusy, el conductor de 61 años, en barrio Ludueña. Aseguraron que, contrario a lo que ocurrió en otras protestas, se manifestaron sin sus autos por la advertencia de sanciones por parte del Ejecutivo.

Con carteles y a pie, despojados de sus vehículos de trabajo por la advertencia de sanciones, varios choferes de taxis se acercaron al edificio del Palacio de los Leones, acompañados de familiares de conductores asesinados en los últimos años, para pedir seguridad y justicia a las autoridades locales. Fernando Amici, representante del sector, indicó a Radio Mitre Rosario que la demanda es extensiva a toda la ciudadanía

"La semana pasada fue desastrosa. Hubo 19 hechos entre sábado y domingo más los cuatro asesinatos del último tiempo", se quejó Amici y reveló que se reunió con el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro. "Las respuestas son siempre las mismas, no saben qué decir ni qué medidas aplicar. No pueden dar ninguna respuesta porque tampoco la tienen. Ese es el problema", remarcó sobre el encuentro con el funcionario.

La manifestación se dio en el marco de los sucesivos hechos de violencia en las calles de Rosario. El asesinato de Mario Esusy en Casilda y Formosa el jueves santo, quien fue ultimado a tiros, fue la gota que rebalsó el vaso y desembocó en el bloque de la salida de micros de la terminal de ómnibus en señal de protesta.