Crisis lechera

Tamberos aseguran que la situación se volvió insostenible

En 2018 cerraron 600 tambos y se prevé que la cifra llegue a 1000.

Redacción Rosario Nuestro

viernes 21 de septiembre, 2018

La crisis económica golpea fuertemente a todos los sectores y sin excepción. La devaluación generó grandes ganancias en los sectores exportadores ligados a los commodities, pero no toda la actividad agropecuaria está en su mejor momento. La lechería es uno de esos casos y según argumentan los especialistas en la materia, se vive una profunda crisis que ha llevado a que desde el comienzo de este gobierno, bajaran sus persiana más de setecientos tambos, pero a la vez el futuro no es para nada alentador, ya que se prevé que la suma se incremente y al cifra pueda llegar a mil.

Según sostienen desde el sector, cada vez que aumenta el kilo de soja y supera el valor del litro de leche la situación se vuelve insostenible, ya que las vacas en un alto porcentaje se trabajan en campos alquilados, lo que genera una gran presión en los arrendamientos. A esto, se le suma la quita de retenciones al maíz que encareció el alimento que consumen las vacas. Hoy un productor recibe promedio de 7.41 más IVA por litro de leche, el precio final en góndola roza los 26 pesos.

En la argentina hay aproximadamente diez mil tambos, preferentemente distribuidos en las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba y bajo la propiedad de unos 9 mil productores de los cuales, un 60 por ciento son considerados tambos chicos que producen un promedio de 3 mil litros diarios. Aunque la cifra sigue siendo considerable, a principio de los noventa esta era de 30 mil, lo que demuestra una enorme pérdida en los últimos 25 años, pero sobre todo durante el gobierno de Carlos Saúl Menem.

José Iachetta, periodista especializado del portal  TodoAgro y organizador de tours lecheros, dijo a Rosario Nuestro que en la era de Macri con las decisiones de acomodar el tipo de cambio apreciando el dólar en desmedro del peso, y a la vez, quitando las retenciones al maíz,  se produjo un gran daño al tambo, ya que es un sistema de producción que consume dólares y cobra en pesos.

“Lo que está pasando es bastante claro, cuando vos dejás todo sujeto al mercado, este organiza las cosas para que el más grande se coma al más chico. Es por eso que hay una captura de renta mayor de parte del sector comercial, perdida del sector industrial Pyme y ganancias grandes de los sectores exportadores”, explicó Iachetta.

Según un especialista en lechería, el 70% de los tambos está “perdiendo mucha plata”

 

Comentarios