El violín de una sola cuerda