¿Será posible?

Valentín Viola, el deseo de Llop