FUERTE CRISIS

Trabajadores gastronómicos exigen un subsidio para compensar fuerte pérdida en sus salarios