Científicos del CONICET de Rosario descubrieron cómo regenerar tejido óseo