Cosas que pasan en Rosario

Fito Páez y un mozo: del Sunderland al Astengo