¿Por qué es bueno dejar la sal?