¡ERA ROJA PARA EL REFERÍ!

Un árbitro con pocas pulgas