La mitad de la población mundial no tiene cobertura médica básica