¿Qué hacemos con la angustia?