FLAGELO COTIDIANO

Resignado ante la inseguridad y con una pizca de ironía, el periodista Pablo Montenegro contó el robo que sufrió