Por Pablo Andrés Cribioli

Diego, entrá y si podés, tirá un caño