INCERTIDUMBRE EN EUROPA POR EL CORONAVIRUS