COLETAZOS DEL FIFAGATE

Napout y Marín, directamente a la cárcel