QATAR PODRÍA PERDER LA SEDE