zona norte

Una mujer de 60 años y su nieta se salvaron de milagro de un violento ataque a tiros a su casa