NO HUBO PARAGUAs QUE AGUANTE