EL PERIODISTA TUVO SU RÉPLICA