La disputa en los barrios rosarinos

Miércoles sangriento: uno por uno, los cuatro homicidios