Meritocracia: ¿Cada uno tiene lo que se merece?