Colesterol: ¿cuándo conviene medicar?