TIEMPO LOCO

Cielo despejado y temperaturas más altas: la antesala al calor agobiante