Mareos: cuando la causa está en la columna