por ajuste de cuentas

Tiene 17 años, se entregó en una comisaria y confesó un asesinato a sangre fría