Julio Sosa, el último café