LO QUE DEJÓ EL DEBATE